Aprender a tejer.

Pasé por un pasillo en la calle y me dieron mucha publicidad impresa fue muy raro porque todos los locales eran diferentes así que no tenían que ver entre ellos, en mis manos tenía uno de cultivo vaginal, papelería, zapatos, puesto de tacos entre otros. No puse atención al olor pero seguro que era una interesante combinación.

Seguí caminando, ya se me había hecho tarde para llegar al trabajo pero no me importaba mucho no era algo que hiciera de forma constante así que no le temía a las consecuencias… esta vez, trabajaba en ese local de estambres desde hace un año, era el único empleo que me había llamado después de mil entrevistas.

Además de que me daba dinero para mantener mis estudios, aprendí mucho de estambres cuando llegué sabiendo absolutamente nada, había visto a mi papá tejer pero eso fue hace mucho tiempo y la verdad nunca le vi el encanto, no tengo paciencia para eso.

Aprendí como hacían los estambres, los tipos, cuál era la diferencia, para que se usaba cada uno y aunque mucho era vender, no vendías más de lo que necesitaban así que tuve que aprender sobre ganchos, agujas, crochet, telares de verdad es un mundo mucho más grande del que pensaba pero no es queja, mi propósito era otro pero nunca está de mal aprender cosas nuevas.

Lo que más me costó trabajo fue la atención al cliente al principio lo que pensaba que querían era que fuera muy rápida pero no lo era, con un par de tropezones y experiencias raras  tardé en comprender que lo que querían era que les pusieran atención (como cualquier persona promedio) y al hacer esto, todo, efectivamente fue más sencillo.

Incluso ya le podía aconsejar a mi madre y a mi abuela si me preguntaban sobre un estambre, me dieron ganas de aprender así que ahí mismo en el local estaba una señora que fácil podría ser mi abuela y en nuestros ratos muertos me mostraba como tejer, esto requería práctica y coordinación.

Al principio sentía mis dedos torpes pero el entrenamiento rendía frutos y pude dominar las puntadas básicas quiero mencionar que esto me tomó más de lo que yo esperaba pero era un proceso necesario para dominarlo incluso algunos días que no podía tejer sentía que se me bajaba mi habilidad de forma drástica.

Mi compañera de trabajo subió el nivel de dificultad y ahora ya no eran cosas tan sencillas eran puntadas combinadas o seguir patrones de esas revistas viejas donde daban ideas para que tu hicieras casi todo lo de tu casa con tus propias manos.

[Vídeo: YouTube || Información: Jenner y Más por más || Este tema está disponible en Jenner ]

Uno de mis primeros proyectos personales fue el hacer una capa para mi abuelita, me costó mucho trabajo pero a mi abuelita le encantó y la señora de mi trabajo me ayudo a corregir algunas cosas que estaban mal , estaba muy orgullosa de mí, hace tiempo no hacía algo así para mí.

Para un primer trabajo creo que está muy agradable además de que me gusta no saber todo de un tema.