El Mundo Moderno Perdió su Alma

Hace unos días, estaba hablando con un amigo quien tiene un negocio de fabricación de estructuras metálicas, una compañía creada por su abuelo para proveer a construcciones industriales con estructura metálica. El negocio había tenido mucho éxito  casi desde sus inicios, sin embargo no fue hasta cinco años previos al retiro de su padre cuando el negocio verdaderamente tomo un giro espectacular económicamente hablando.

Si bien todo iba muy satisfactoriamente con el modo en el que se manejaba aquel negocio, el padre de mi amigo decidió dar un giro en el enfoque y en el target remplazando a la construcción industrian como su cliente principal por edificios de vivienda.

Esto hubiera sido algo impensable en los tiempos de su abuelo ya que el construir edificios residenciales mayoritariamente con estructuras metálicas era considerado como lo que realmente es: un horror.  Esto se debe a que en esos días los ojos de las mayorías aun no estaban plagados por la programación mundial del modernismo donde toda belleza y estética vuela por la ventana dando pie al look  industrial como el signo del progresismo absoluto.

Esto es algo que podemos ver en Europa, donde las ciudades que solían ser hermosísimas debido a su planeación y construcción se han convertido en basureros industriales donde las residencias de las personas han perdido todo tipo de sentido acogedor –necesario para un hogar- y hecho un tipo casa habitación que parece más granjas de matadero vacuno que un hogar.

Esto, naturalmente, es parte de la robotización del mundo e inclusive del ser humano, donde lo último que quieren las elites globales es que las personas se sientan bien en su casa donde busquen el refugio de su hogar, sino que busquen salir de ahí para vivir una vida de universitario permanente no solo en la juventud, sino también en la vida adulta.

La arquitectura es un factor  vital de influencia al pensamiento; desarrollo y comportamiento  humano que moldea la actitud colectiva de las sociedades, consecuentemente moldeando también sus sentimientos.

Esto es muy evidente al ver en la basura en lo que se ha convertido el arte contemporánea cuyos museos verdaderamente parecen basureros municipales ya que el arte moderna es completamente influenciada por la arquitectura.

Me parece un crimen contra la humanidad que ciudades como Londres; Paris y Berlín estén llenando su metrópolis con esta arquitectura robótica y fría ya que al hacer esto están perdiendo lo último y lo único bueno que quedaba en el viejo continente : la arquitectura.

Esta es también –la arquitectura moderna- una razón por la cual los niños de hoy en día ya no son niños sino que versiones minúsculas de adultos despojados de toda tradición y cultura.

En tiempos anteriores cuando los niños  caminaban en las calles de Europa de las ciudades del mundo veían relejado en la arquitectura sus cuentos de hadas mientras que hoy en día ven pedazos de hojalata gigantes donde se vive como las ratas.

El mundo moderno perdió el alma.