La música no te hace mejor o peor persona

Debido al fuerte sismo que sacudió a la Ciudad de México y otros estados y que tuvo como saldo muchas personas muertas y varios edificios caídos, la compañía en la que trabajo decidió buscar oficinas en renta para cambiarnos, ya nuestro edificio actual sufrió algunos daños y debíamos desalojarlas hasta recibir el permiso del gobierno para volver. Un compañero y yo éramos los encargados de buscar la nueva morada. Cuando nos encontrábamos en una de ellas, las cuales eran de un espacio muy reducido pero que se acoplaban a nuestro presupuesto, me dijo: “Imagínate estar tan pegados y escuchando la música del naco de Luis”. Luis es un empleado que le gusta escuchar reggaetón y corridos, dos tipos que suelen asociarse con personas de clase media o baja, así que pueden llegar a discriminarlos.

Esto me puso a pensar en que si etiquetamos a las personas por el simple hecho del tipo de música que escuchan, qué sucede con la gente de color o el racismo que se vive en Estados Unidos, por ejemplo, contra nuestros compatriotas. Por eso creo que debemos a comenzar a cuidar cuando nos referimos despectivamente a alguien sólo porque escucha pop, rock, cumbias, reggaetón, etc.

No conozco en gran medida a Luis fuera del trabajo, suele ser muy tímido y casi no asiste a las fiestas o reuniones que llegamos a organizar, pero es muy conocido por poner música en sus altavoces mientras trabaja, una práctica que usan algunos otros, pero que no causan cierta molestia porque son más aceptadas por los que ahí laboramos. Incluso mi amigo no ha sido el único que ha hecho ese tipo de comentarios, llamándolo naco. Sin embargo Luis es una persona que siempre cumple con su trabajo en tiempo y forma, incluso adelanta y los jefes lo tienen en buena estima.

Cuando nos cambiamos a otras oficinas, las cuales eran más amplias y se ajustaban a lo que tenían planeado gastar, pensé en que debería hablar más con Luis fuera del horario laboral, así que lo invité a tomar una cerveza un viernes. Ahí descubrí que sus gustos musicales y la forma en que lo llaman, nada tiene que ver con lo que en realidad es. Es un hombre con una inteligencia muy superior a la de muchos. Le gusta platicar de temas de física y astronomía que, siendo sincero, no lograba captar al mismo ritmo que él. Tiene un gusto por estos dos temas que al escucharlo hablar te hace querer adéntrate, pero sé que no es para mí y sería una pérdida de tiempo.

No pude quedarme con la duda y le pregunté si había escuchado lo que decían de él o si le habían pedido que ya no pusiera su música. Respondió que sí sabía cómo lo llamaban pero que no le molestaba, incluso me confesó que escucha el reggaetón porque lo pone feliz, aunque a veces no le agradan las letras, el ritmo le provoca una grata sensación a la hora de trabajar. Y los corridos los escucha debido a que su padre es del norte del país y desde pequeño adoptó el gusto por esos temas.

Así que no juzgues sin conocer, que el racismo y la discriminación pueden empezar por un simple genero musical.