La Sabia Victoria

El renombrado Wilhelm II  emperador de Alemania, un hombre obsesionado con las obsesiones, fue quien llevo al mundo  a la guerra más sangrienta de toda la humanidad hasta entonces y que daría pie a un conflicto aún más sangriento tan solo 20 años después, donde todos los generales y dirigentes eran veteranos de esa primera gran guerra que habría de acabar con todas las guerras; siendo esta sin duda la falacia más grande de la historia donde una gran parte de la juventud de esas dos generaciones seria aniquilada en el horroroso mundo de las trincheras.

Todo empezó con una enferma obsesión del joven Wilhelm con Inglaterra y su tía la reina Victoria. El futuro emperador germano envidiaba a sus primos ingleses aunque les admiraba tanto que tomaba cursos de inglés aristocráticos para sentirse en casa cada que iba a visitar a la esposa de su difunto tío Alberto, una reina que en ese momento era la persona más poderosa en el planeta tierra. En esos tiempos, aunque todo parecía ser un siglo de paz y prosperidad puesto a que no había habido una verdadera guerra en Europa desde las guerras napoleónicas,  se encontraba un leviatán bajo la coraza de la diplomacia europea.

Décadas antes comenzaron a salir disputas diplomáticas en Europa preocupantes. La primer causa de tensión broto en los Balcanes, cuando el imperio Austro Húngaro decide poner más presión en Rusia para una no-intervención en caso de que los austriacos decidieran expandirse de al este de Bosnia con el fin de poner un freno estratégico a los turcos quienes pocos años antes habían sido dueños de todos los Balcanes.  Los rusos por su lado,  siendo hermanos de los serbios declinaron las peticiones austriacas de la manera más severa. Austria por su parte tenía que  aceptar las negaciones de los rusos puesto a que primero que nada tenían una alianza conocida como la Santa Alianza entre Prusia, Austria y Rusia, también conocida como Las Tres Cortes del Este.

En segundo lugar,  Austria era demasiado débil para entrar en una guerra mano a mano con los rusos. Para acabar con esta disputa, Otto Von Bismark sabiamente organizo el Congreso de Berlín donde Prusia oponía las ambiciones rusas en Turquía y en Afganistán – que tanto preocupaba a los ingleses- al mismo tiempo de oponerse a la presión austriaca de los Balcanes evitando así que los rusos buscaran un alianza con los franceses, una presión diplomática que fue un éxito y salvo a Europa por 3 décadas.

Cuando el emperador Wilhelm entro en poder, despidió al viejo Bismark, y comenzó a armarse de manera brutal para protegerse de posibles alianzas secretas en contra de los alemanes, alianzas que terminaron por suceder por acto de defensa lo que termino encerrando a los alemanes en dos frentes y lo haría que explotara la Primera Guerra Mundial.

La reina sabia reina Victoria de Inglaterra  algo sabia al haber dicho antes de morir “Cuidado con mi sobrino Wilhelm, es un muchachito muy arrogante”.

Si te interesó el tema, visita la página de HarmonHall.com y ahí podrás encontrarla.