Las taquerías son más que tacos…

Después de una noche de fiesta por acá en México llegan antojarse unos tacos.

Entre el baile, la charla o las bebidas se abre el apetito… y en lo personal me gusta ir a las taquizas porque sé que tienen variedad y por dos cosas más: tienen el chicharrón de queso que me fascina y por sus salsas.

Cuando de sabor y picor se trata…. un taco debe ir bien acompañado de una salsa, sino se me hace que algo, definitivamente le falta.

Ya para alivianar la ¨cruda¨ realidad al día siguiente, pensar en una barbacoa o pancita (platillo a base de menudencias de res) con unas salsas aún más picantes ayuda a aligerar el despertar.

Para hacer salsas con un picor medio podemos pensar en los siguientes chiles que nos permiten hacer unas salsas no solo picositas… sino también deliciosas para cualquier tipo de taco o caldito caliente ideales para reponerse de una noche de fiesta, veamos:

  1. a) Chile chipotle

El chile chipotle es el chile jalapeño pero seco y ahumado. A medida que envejece el chile jalapeño, se pone rojo en la enredadera y comienza a secarse.

Estos chiles jalapeños rojos son cosechados y ahumados durante días hasta que se sequen, convirtiéndolos en chiles chipotle. Se necesitan aproximadamente 3 kilos de chiles jalapeños para hacer medio kilo de chiles chipotle.

  1. b) Chiles jalapeños

Un chile jalapeño es de tamaño mediano en comparación con otros chiles.

Originario de México, ahora se cultiva en todo el mundo por su sabor popular y su leve nivel de picor, que tiene un promedio de 5.000 unidades de Scoville Heat es ideal para salsas.

Si bien es picoso ciertamente es tolerable y bien lo podemos ver en su forma fresca y picada o como parte de una salsa o incluso rellenos para hacer un platillo principal o como botana.

  1. c) Chiles de jalapeño morados

El jalapeño morado es una versión ornamental más pequeña del típico chile jalapeño.

Las plantas de chile jalapeño morado son altamente productivas, con los chiles que comienzan en verde, luego maduran a un color púrpura oscuro, que finalmente se vuelve rojo intenso.

Es común que las plantas muestren los tres colores simultáneamente, convirtiendo a la planta en una magnífica adición a su jardín.

La planta no solo es ornamental, ya que sus chiles jalapeños morados son perfectamente comestibles y deliciosos y también tan picantes como un chile jalapeño típico.

  1. d) ¿Qué es un chile de Jaloro?

El chile de Jaloro es básicamente un jalapeño amarillo, pero se vuelve rojo si no se cosecha durante el tiempo suficiente.

Se puede usar en cualquier etapa de su maduración, pero se usa comúnmente cuando es amarillo.

El Jaloro es jugoso y carnoso con paredes gruesas. Tiene un sabor a jalapeño regular pero ligeramente más afrutado.

El Jaloro es delicioso en la comida mexicana, especialmente en salsas, en ensaladas o en nachos. También se puede escabechar, al igual que su hermano el chile jalapeño.

  1. e) Chile puya

El chile puya es similar al guajillo, pero más pequeño y más picoso.

A menudo se utiliza más por su sabor afrutado en lugar de su carne, lo que significa que es un gran sazonador para las salsas.

Se puede remojar directamente en ese caldito o sopa caliente en donde va desprendiendo tanto su sabor como su picor…

La puya se puede usar como aderezo de pizza o con platos de carne como la de cerdo, ternera, pescado y pollo.

  1. f) Chile morita

Los chiles morita son chiles jalapeños maduros y ahumados muy parecidos al chile chipotle.

La principal diferencia es que el chile morita se ahuman por menos tiempo, lo que las deja más suaves y conservan su sabor ligeramente afrutado. Son muy ricos en sabores.

Gracias a su sabor afrutado y ligera acidez con solo un toque ahumado se llega hacer unas salsas de ensueño.

Si quieres saber más entra a Taquerías El Farolito 

FUENTES: YouTube, Taquerías El Farolito, Sernac