¿Por qué me negaron un préstamo?

Cada vez es más común que las personas soliciten préstamos en línea para evitar la fatiga de ir a hacer filas a la sucursal de la empresa que realiza este tipo de acciones o perder tiempo de su ya ajetreada vida. Sin embargo, cuando les llega la notificación de que su solicitud no fue aprobada, se quedan frustradas o molestas, ya que no entienden el por qué se los negaron.

No soy un experto, pero con base en mi experiencia y en la de personas cercanas que han padecido el mismo problema, hicimos una breve lista de los factores más comunes que impiden que nos presten dinero, las cuales ya te imaginas pero te niegas a ver ante la necesidad de salir de tus problemas.

TUS TARJETAS NO DEBEN ESTAR A TOPE

Aunque pagues en tiempo y forma tus tarjetas de crédito y las departamentales que tengas, es casi de vital importancia que no las tengas saturadas, pues quien está analizando el darte un préstamos puede llegar a la conclusión de que con todas las mensualidades que das, no podrías cubrir la de ellos.

Por eso debes conocer tus límites, no te dejes llevar por las promociones de meses sin intereses, trata siempre de tener crédito disponible en todas tus tarjetas y, obviamente, siempre paga los días que te correspondan para no generar intereses y termines pagando más.

TU SUELDO NO ES SUFICIENTE

Ni intentes mentir en tu salario, siempre hay forma de que te descubran, ya es muy difícil ocultar o modificar información, además de que hacerlo te traería algún tipo de problema legal en el futuro. Ahora bien, si dijiste la verdad y te negaron el préstamo, puede ser que tu sueldo sea insuficiente o muy bajo para lo que solicitaste.

Una solución sería pedir un monto menor a tu primera opción, si vuelven a negártelo esto quiere decir que hay más de una razón por la cual no estás recibiendo el beneficio del dinero prestado.

ESTÁS EN BURÓ DE CRÉDITO

Como toda mala decisión, como  el negarte a pagar para llegar a un acuerdo y liquidar tus adeudos, esto dejará una mancha que puede ser imborrable o tardará mucho, pero mucho tiempo en limpiarse. Estoy hablando del buró de crédito, donde si estás en color rojo las puertas de los préstamos se cerrarán.

Intenta quedar bien con los bancos o tiendas departamentales que accedieron a darte los beneficios de sus tarjetas para evitar llegar al temido buró, porque aunque finiquites con contratos especiales, esto no significa que saldrás en libertad de esta cárcel que siempre dejará marcado tu historial crediticio.

Por eso no te desanimes si te niegan la posibilidad de un préstamo, lo que debes hacer es analizar las opciones antes mencionadas y tratar de mantener un buen historial crediticio. La otra opción es que si tu problema tiene otra solución además de pedir dinero prestado, búscala, así evitarás el tener un adeudo más a los que ya debes estar pagando. Cuida tus finanzas para tener un futuro más brillante.